Textos escolares: Módulos de Religión "Amor de Dios" 2014

 

* Licencia Eclesiástica

 *Opiniones

 * Seminario

  *Librerías

*Envío Módulos

*PROFESORES

   * ESTUDIANTES

 

 

 

 

 


Metodología MAD
Quienes somos
Presentación
Planificaciones
Apoyo Unidad
Catecismo
Apoyo Anexos
Fortalezas
Clases
Certificados
Seminarios
Enlaces Web
Opiniones
Estudiantes
Compra Textos

 

Guión Misas

 

 

 

Email: 

moduloreligion@yahoo.es

 

   Fono: (2) 2 314 70 62

  Cel:   (09) 592 800 32

 

 

 

 

 

LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO

VALORES PARA LA VIDA

 

Prof. Rodolfo Mendoza

www.metodologiamad.cl

 

INDICACIONES DE DESARROLLO:

 

1.- Ver y leer en el gráfico de las "Llaves con los Dones (Valores)".

2.- Elegir un Don (valor) como título de tu trabajo.

3.- Leer comprensivamente el significado de cada Don (valor); también el valor agregado.

3.- Analizar y comentar -por escrito- el significado del Don (valor) elegido.

4.- Escribir un ejemplo de cómo se podría aplicar el Don (valor) elegido en la familia, colegio y amigos.

5.- Descubrir un símbolo del Don (valor) elegido, lo puedes dibujar, graficar o copiar imagen desde Internet.

6.- En una hoja de word tamaño carta, poner tu nombre y curso, realizar tu trabajo según las indicaciones de desarrollo.

7.- Imprimir tu trabajo para su corrección. Será parte de tu portafolio.

 

 

                                    "LLAVES CON LOS DONES (VALORES)"

 

¿Qué son los Dones?

Son fusiones y sellos que el Espíritu Santo, hace en cada uno de los creyentes para orientar la conducta  individual y

comunitaria.

 

¿Qué son los valores?

Son los conceptos teóricos, que orientan la conducta y comportamiento individual y grupal de las personas.

 

¿Qué son las virtudes?

Son los valores teóricos que se hacen realidad en la acción diaria, logrados por la fusión o sello del Espíritu Santo que

orienta nuestra

conducta individual y comunitaria.

 

 

SIGNIFICADO DE LOS DONES (VALORES)

DEL ESPÍRITU SANTO

www.metodologiamad.cl

 SABIDURÍA

 

Gusto para lo espiritual, capacidad de juzgar según la medida de Dios. 

 

 

 

ENTENDIMIENTO

 

Es una gracia del Espíritu Santo para comprender la Palabra de Dios y profundizar las verdades reveladas.

 

 

 

CIENCIA

 

Nos da a conocer el verdadero valor de las criaturas en su relación con el Creador.

 

 

 

CONSEJO

 

Ilumina la conciencia en las opciones que la vida diaria le impone, sugiriéndole lo que es lícito, lo que corresponde, lo que conviene más al alma.

 

 

PIEDAD

 

Sana nuestro corazón de todo tipo de dureza y lo abre a la ternura para con Dios como Padre y para con los hermanos como hijos del mismo Padre.

 

 

FORTALEZA

 

Fuerza sobrenatural que sostiene la virtud moral de la fortaleza.  Para obrar valerosamente lo que Dios quiere de nosotros y sobrellevar las contrariedades de la vida.

 

 

Temor a Dios

 

El alma se preocupa de no disgustar a Dios, amado como Padre, de no ofenderlo en nada, de "permanecer" y de crecer en la caridad (cfr Jn 15, 4-7).

 

www.metodogiamad.cl

 

Valor agregado al estudio

 

Preguntas y respuestas:

www.metodologiamad.cl

 

138. ¿Cuáles son los apelativos del Espíritu Santo?

«Espíritu Santo» es el nombre propio de la tercera Persona de la Santísima Trinidad. Jesús lo llama también Espíritu Paráclito

(Consolador, Abogado) y Espíritu de Verdad. El Nuevo Testamento lo llama Espíritu de Cristo, del Señor, de Dios, Espíritu de la

gloria y de la promesa.

 

139. ¿Con qué símbolos se representa al Espíritu Santo?

Son numerosos los símbolos con los que se representa al Espíritu Santo: el agua viva, que brota del corazón traspasado de Cristo y

sacia la sed de los bautizados; la unción con el óleo, que es signo sacramental de la Confirmación; el fuego, que transforma cuanto

toca; la nube oscura y luminosa, en la que se revela la gloria divina; la imposición de manos, por la cual se nos da el Espíritu;

 y la paloma, que baja sobre Cristo en su bautismo y permanece en Él.

 

140. ¿Qué significa que el Espíritu «habló por los Profetas»?

Con el término «Profetas» se entiende a cuantos fueron inspirados por el Espíritu Santo para hablar en nombre de Dios.

La obra reveladora del Espíritu en las profecías del Antiguo Testamento halla su cumplimiento en la revelación plena del misterio de

Cristo en el Nuevo Testamento.

 

141. ¿Cuál es la obra del Espíritu Santo en Juan el Bautista?

El Espíritu colma con sus dones a Juan el Bautista, el último profeta del Antiguo Testamento, quien, bajo la acción del Espíritu,

es enviado para que «prepare al Señor un pueblo bien dispuesto» (Lc 1, 17) y anunciar la venida de Cristo, Hijo de Dios: aquel

sobre el que ha visto descender y permanecer el Espíritu, «aquel que bautiza en el Espíritu» (Jn 1, 33).

 

142. ¿Cuál es la obra del Espíritu Santo en María?

El Espíritu Santo culmina en María las expectativas y la preparación del Antiguo Testamento para la venida de Cristo. De manera

única la llena de gracia y hace fecunda su virginidad, para dar a luz al Hijo de Dios encarnado. Hace de Ella la Madre del «Cristo total»,

es decir, de Jesús Cabeza y de la Iglesia su cuerpo. María está presente entre los Doce el día de Pentecostés, cuando el Espíritu

inaugura los «últimos tiempos» con la manifestación de la Iglesia.

 

143. ¿Qué relación existe entre el Espíritu y Jesucristo, en su misión en la tierra?

Desde el primer instante de la Encarnación, el Hijo de Dios, por la unción del Espíritu Santo, es consagrado Mesías en su humanidad.

Jesucristo revela al Espíritu con su enseñanza, cumpliendo la promesa hecha a los Padres, y lo comunica a la Iglesia naciente,

exhalando su aliento sobre los Apóstoles después de su Resurrección.

 

144. ¿Qué sucedió el día de Pentecostés?

En Pentecostés, cincuenta días después de su Resurrección, Jesucristo glorificado infunde su Espíritu en abundancia y lo manifiesta

como Persona divina, de modo que la Trinidad Santa queda plenamente revelada. La misión de Cristo y del Espíritu se convierte en la

misión de la Iglesia, enviada para anunciar y difundir el misterio de la comunión trinitaria.

«Hemos visto la verdadera Luz, hemos recibido el Espíritu celestial,
hemos encontrado la verdadera fe: adoramos la Trinidad indivisible porque
Ella nos ha salvado»
(Liturgia bizantina. Tropario de las vísperas de Pentecostés).

 

145. ¿Qué hace el Espíritu Santo en la Iglesia?

El Espíritu Santo edifica, anima y santifica a la Iglesia; como Espíritu de Amor, devuelve a los bautizados la semejanza divina, perdida

a causa del pecado, y los hace vivir en Cristo la vida misma de la Trinidad Santa. Los envía a dar testimonio de la Verdad de Cristo y los

organiza en sus respectivas funciones, para que todos den «el fruto del Espíritu» (Ga 5, 22).

 

146. ¿Cómo actúan Cristo y su Espíritu en el corazón de los bautizados?

Por medio de los sacramentos, Cristo comunica su Espíritu a los miembros de su Cuerpo, y la gracia de Dios, que da frutos de vida nueva,

según el Espíritu. El Espíritu Santo, finalmente, es el Maestro de la oración.

 

Tomado del Catecismo de la Iglesia Católica Compendio 2005. Benedicto XI.

 

 

 

 

UN PROYECTO DE VIDA CON VIRTUDES ESPIRITUALES

Tener ideales  en la vida, sirven para caminar hacia ellos.

 

Prof. Rodolfo Mendoza

 

La vida de cada ser humano puede ser tan positiva y alegre, como negativa y triste.

 

Las dificultades en la relaciones, aún con las personas a las cuales amamos, son frecuentemente complejas y contradictorias;

tanto cuanto puedellegar a ser el interior de cada individuo; aunado al desconocimiento de nosotros mismos y de nuestros semejantes.

 

Para sentirnos menos solos y aprender a gozar de aquello que la vida nos ofrece, es importante entender como estamos hechos,

cómo funcionan los principales mecanismos del ser humano. Este conocimiento – que no debe ser solo teórico- puede permitirnos

vivir con plenitud nuestra existencia, experimentando de verdad el significado de palabras profundas como amistad, amor, respeto,

fraternidad, fidelidad entre otros valores.

 

La naturaleza humana está compuesta por una estructura compleja que incluye el aceptarse a sí mismo (Ser); la inteligencia; la

libertad; la voluntad;  la capacidad de amar y la fe en Dios que se plasma en unas leyes, normas y reglas (Religión); al poseerlas

el hombre (varón y mujer) se define a sí mismo como tal. Comprender estas capacidades humanas nos permite obtener  un verdadero

señorío sobre nuestros sentimientos, sobre nuestros afectos, sobre nuestra voluntad.

 

El concepto de formación en este espacio, corresponde a un rencuentro  con los valores, capacidades y potencialidades expresivas

que pueden ayudarnos a superar miedos, desánimos, sufrimientos, que provienen de la ignorancia de nuestras posibilidades reales,

que en cada ser humano son muy superiores a aquellas que normalmente se experimentan.

 

Nuestra sociedad muestra muchos límites, en sus ideologías, sistemas económicos, partidos políticos y en la historia de  crítica

negativa que ataca la fe en un Dios Creador, donde pone al humano como un semi dios;  tornan fría y desencantada la vida de

muchas personas o la de nosotros mismos.

 

Una considerable falta de sabiduría nos ha conducido a obtener mucho desde el punto de vista tecnológico, perdiendo mucho  

el perfil humano.  La competitividad a todos los niveles es una fuerte tendencia a través de la superficialidad; aumentan las

inseguridades y la sensación de soledad, no solo en aquellas personas que  consideran haber obtenido poco de sí mismos y de la vida;

sino también en aquellos que han alcanzado un cierto grado de éxito social.

 

Las incomprensiones familiares, la fatiga del trabajo, del estudio, las incertidumbres políticas nacionales e internacionales, son todos

elementos  que hacen siempre más pesada la vida de cada ser humano; aún la de niños y adolescentes que se ven envueltos en la trama

de la vida de los adultos y de los problemas que agobian al mundo contemporáneo; ni ellos escapan a los problemas de indiferencia y

frío humano global.

 

Una solución, una esperanza concreta para salir de este remolino, es la fe en uno mismo y la fe en lo divino. Lo divino es un ideal

que indica el final del camino, como una luz que guía; la fe en uno mismo es el esfuerzo y propósito hacia un “SILVAR”.

 

SER

LIBRE

INTELIGENTE

VOLUTIVO

AMOROSO

RELIGIOSO

Aceptarse a sí mismo como uno es.  Sin complejos.

Reconocer e insertarse en las normas sociales, para nadar como un pez en el agua.

Elegir lo que nos conviene junto a la comunidad en que vivimos.

Voluntad para lograr nuestras metas e ideales.

Compartir la vida con valores y virtudes con el prójimo.

Cultivar la mística o estilo de vida, en un Dios de Amor en la Verdad.